Qué harás con tus tapas hoy?

dic
31

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!

dic
28

He permanecido por un tiempo indescifrable en silencio. Oyendo “jipear”, a mí hermana, ya al fallecimiento de su perrita peluda. Cosa que viene a mi recuerdo fue la muerte por causas naturales de mi abuela materna. Ella, se fue secando en un “jipear”, de lagrimas y huesos, que pierden kilos porque su esposo, mi abuelo materno había muerto de reumatismo.

–“Me recuerdo que nuestras palabras fueron rotas por una sirena que corría lejana, quién sabe donde. Yo, tuve miedo porque siempre, cuando oigo este sonido pienso en una cosa grave y no me daba cuenta, que para ti y para mí no podía suceder nada más grave que nuestro adiós”.

Al recordar, también a ella, guardo silencio. Como me consentía, dábame pulpa de toronja azucarada en una taza grande de peltre. Y, todo eso era para que me entretuviera mirando las gallinas en el patio de la casa, que los borrachos no se las robaran.

Hoy he permanecido con la taza de peltre entre las manos. Pero sin pulpa de toronja, ni gallinas que cuidar en el patio de la casa. Ya la abuela no esta, ni “jipea”, más por el abuelo.

Tampoco sé, si mi hermana se acordará de su perrita peluda, como yo. Cada vez, que oigo sonar una sirena, quién sabe donde, he ido perdiendo el miedo, ya que ahora soy el chofer de la ambulancia del hospital.

dic
28

Con muchos aplausos fueron recibidos los participantes del Taller de Narrativa del Instituto de la Cultura del Estado Monagas (ICUM) la noche del pasado 20 de diciembre en el complejo Cultural de Maturín. Siete participantes deleitaron a los numerosos asistentes con sus cuentos en una noche llena de mucha alegría que sirvió también para dar a conocer a “Casa Tomada – Taller de cuentos” grupo literario para el estudio, promoción y difusión de la narrativa, que desde esa noche está conformado por los participantes del taller. Esa noche, Neryca Ríos, Josefa Cova, Aura Rosa Hernández, Anna Zerpa, Manuel Alfonzo, Alcides Rojas y Freddy O’Rea Lanz, hicieron lectura de una selección de cuentos de su propia autoría. Este evento estuvo animado por el poeta Pedro Paramaconi Cedeño, quién fue el facilitador del taller, impartido cada tarde del sábado, durante 12 semanas .

dic
22

Ahora se quejaba porque salió mal en el examen. Suspiró mientras pensaba en las causas de su fatal resultado. Recordaba la noche de farra con los amigos, las muchachas del río y los litros de alcohol que aún le retumbaban en la cabeza. La música, los besos y los tragos vencieron el brevísimo repaso a sus apuntes de la universidad y borraron uno a uno los escasos datos que pudo retener la clase anterior. Ahora estaba arrepentido de haber hecho caso de las insistentes peticiones de sus compañeros. Todos cayeron en la vieja trampa de la última hora, porque según ellos, una buena nota se recupera pero un buen rato, nunca.

Los papeles habían cambiado: Ayer feliz, hoy triste. Ver cómo al cerebrito del salón no le cabía la sonrisa en la boca al obtener la máxima nota y múltiples elogios, no era nada gracioso. Ni siquiera las caricias de todas las “perversas” de toda la universidad lograrían cambiar su semblante. Una botella que no se acabara nunca no le ayudaría a olvidar que reprobó la materia. En la soledad del casi oscuro salón de clases, se mostraba lelo, como si por primera vez en su vida, meditara.

“La vecinita tiene un gato… ¡Ya!, ¡maldita canción! no quiero ni recordar nada. Ya tengo dos fines de semana que no viajo a mi casa porque me quedo rumbeando y siempre le estoy metiendo mentiras a mi vieja, siempre le digo que tengo que hacer un proyecto, una monografía o cualquier excusa que suene a un gran compromiso. Y ya María Elena no se está comiendo los cuentos que le meto por teléfono, como que sospecha que tengo otra aquí. Y no sé como voy a hacer ahora, que Yuraima me dijo que cuando era que yo la iba a llevar a mi pueblo a conocer a mamá. ¡Estaré loco yo! Eso es cuchillo para mi pescuezo.

Lo peor es que tengo que ir a juro para allá porque sino.. ¿Cómo consigo los reales que debo? El único que me los puede prestar es mi viejo, o mi tío morocho. Yo no sé quien me mandaría a mí a estar pidiendo prestado, ahora le debo hasta los interiores a media universidad. Y a la vieja loca de la residencia, le va a dar un soponcio sino le pago los tres meses que le debo. Y no es nada, que ni al gimnasio puedo ir ahora porque también debo.”

Se levantó del pupitre, sacando ánimos de nadie sabe donde, se estiró y estremeció. Cambió de semblante, empuñó sendas manos, y se dijo a si mismo con serenidad: “Tranquilo, Carlos Tovar, que el mundo no se ha acabado todavía. Total, que se preocupen ellos, que yo les debo. Además la esperanza es lo último que se pierde”

Si, aún quedaba una esperanza: pedirle un examen remedial a la profe.

dic
22

Bueno, ahora van a tener que calarse que yo esté blogueando de ahora en adelante y que los dedos hagan por su hermana lengua lo que han hecho desde que nacieron juntos. Aguanten ahora los ojos, que los oídos ya se los he chillado desde mucho. Se salvarán de una fiebre pero no de lo que yo escriba. Pero también escribiré cosas muy buenas, además si alguien desea compartir algo, puede expresarlo por aquí. La libertad de prensa funciona en este blog. ¿Que por qué se llama así? Ok. Para aquellos que nunca salen del mismo reggaetón ni del bendito vallenato o sólo escuchan lo mas podrido del hardcore, el nombre LAS TAPAS ‘TAN EN EL SUELO proviene de una cumbia colombiana que compuso Ivo Otero, pero que fué magistralmente llevada al universo musical por Lizandro Meza y los Hijos de la niña Luz. ¿En que año? No sé. hasta allí no llego yo. Sólo que nunca en mi vida he visto una rockolita de pueblo que no la tenga. Es tan famosa que hubo hasta quien la plagiara.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.